30 días para mejorar tu memoria | Día 3: Cómo recordar nombres y caras

23 Mar

¿No te ha pasado que no recuerdas el nombre de una persona que te saluda?

Ciertamente tengo temor a vivir esa experiencia. Esa persona me saluda por mi nombre y espera que yo diga el suyo, pero no lo recuerdo. A veces ni la reconozco, pero ella al hablarme me recuerda la situación en que nos conocimos, el lugar del encuentro y nuestros amigos comunes. ¿Qué ha pasado?

¿Como recuerdo ese rostro?

En 2006 Josué Foer autor del libro  Moonwalking con Einstein: el arte de recordarlo todo, demoraba apenas dos minutos en memorizar el nombre de 99 personas y el orden completo de una baraja de naipes.

El equipo cientifico que dirige  Clea Warburton y Gareth Barker, de la Facultad de Fisiología y Farmacología, investigó por qué reconocemos mejor las caras si tenemos pistas extras sobre dónde o cuándo conocimos a esa persona por primera vez.

Descubrieron un circuito cerebral que trabaja al mismo tiempo: el hipocampo, importante para reconocer lugares y orientarse y la corteza prefrontal media, que se asocia con las funciones cerebrales más elevadas. No poder recordar los rostros de las personas es un trastorno conocido como prosopagnosia. Bueno y ¿porqué no recordamos los nombres con facilidad?

¿Quién es? ¿Como se llama…?

Trascribo dos párrafos de un relato del libro “El Pescador No Tala” escrito por Chu-yŏng Kim: “Luego descubrí otra novedad. cuando estaba en la silla de la peluquería, la pareja me daba las espaldas; pero cuando entré en la luna pude verlos cara a cara. La mujer tenía un rostro delicado y blanco, una nariz respingada y unos ojos grandes. ”

“No debía de ser de mi pueblo porque las de aquí  no eran de ese color. Sus manos cogían un brazo del hombre. Poco a poco ese rostro desconocido se fue conviertiendo en uno conocido. Traté de recordarlo. ¿Quién era? Era él. el Señor del Espejo. Mis ojos bailaban entre el personaje del cuadro que caminaba hacia la catarata y el Señor del espejo que cortaba mi pelo. Era la misma persona.”

Claves para recordar rostros y caras

El texto anterior nos da unas pistas para saber como el autor recordó, quien era el Señor del Espejo.

  • La descripción física con imágenes. Examine minuciosamente el rostro de la persona, fíjese en los detalles, exagérelos y guárdelos en su mente: ojos y cejas, la nariz, las orejas, la boca, el color de la piel, un peinado especial, las pecas y la complexión física de la persona y la edad. Asocie el rostro con un nombre, por ejemplo si se llama Guillermo imagine a Guillermo Tell con una manzana enorme atravesada por una flecha sobre su cabeza.
  • Añada una característica abstracta al rostro. Es una persona amable, alegre, bondadosa o por el contrario agresiva, intolerante, etc. Igualmente asócielo con el nombre.

Esta clave es muy poderosa, pues el solo nombre no es tan fácil de recordar en la memoria de corto y largo plazo. En el libro “Las trampas de la mente: Por que miramos sin ver, olvidamos las cosas y creemos estar por encima de los demás”, escrito por Joseph T. Hallinan: ” Si desea recordar la cara de alguien, intente hacer unos cuantos juicios sobre su rostro, la primera vez que la vea”.

Los niños y los ancianos tienen la peor memoria para las caras. Las mujeres recuerdan mejor el rostro de otras mujeres.

  • Asocie las condiciones de modo, tiempo y lugar. Al ejercicio anterior incorporamos la conexión con la ocasión, motivo del encuentro y lo que ocurrió, la fecha y el lugar donde conocí a la persona. El relato  de Chu-yŏng Kim, narra esta deducción sobre la procedencia de la persona: “No debía de ser de mi pueblo porque las de aquí  no eran de ese color.”
  • Pregunte de nuevo su nombre y repítelo en la conversación.  La palabra más encantadora y dulce es nuestro propio nombre. Si lo preguntas de nuevo, lo hará con gusto: “No escuché bien tu nombre. ¿Me lo puedes repetir?. Si  repites su nombre durante la conversación estarás codificando, registrando y grabando esa información en tu memoria.

El Gran Beneficio: Verás como tus relaciones mejoran

La clave del éxito en la vida son tus relaciones sociales. El gran beneficio de aplicar juiciosamente estos tips, permitirá que se abran puertas que ni siquiera has soñado.

Regresa al ejercicio de reconocimiento de caras, pero esta vez les pondrás un nombre a tu gusto.

Aprenda de memoria todos los imágenes.   Despues que te aprendas de memoria las imágenes, se cambiará una imagen, y los posiciónes se barajan. Escoge la imágen que cambió.

Chequea tus avances en la agenda de programación de Crecimiento Personal y deja  abajo tus comentarios, para guiarte en tu entrenamiento para mejorar la memoria

Múchos éxitos,

Gabriel Gómez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: